Yo me quedo en casa

congreso de salafistas. foto: abc

Musulmanes, salafistas, takfiristas y yihadistas. Conoce estos términos para no caer en las generalizaciones

Publicado: 2015-11-25

Después de los atentados en Francia por el grupo terrorista DAECH, ha crecido la idea de que los musulmanes son los responsables de todo este caos. En situaciones como esta, la generalización resulta de lo más fácil, sin embargo es de lo más peligrosa pues se les atribuyen características negativas a todos los de determinada religión o grupo étnico.

Algunos puntos para sacar los prejuicios y las generalizaciones de nuestras vidas y no andar pidiendo soluciones tan o más radicales que a  los extremistas que se quiere combatir.

Un salafista no es necesariamente un terrorista en potencia

ni barba ni pasado religioso. los terroristas de los atentados en parís no tienen que ver con la religión


El salafismo es una corriente tradicionalista dentro del Islamismo que pretende regresar a los orígenes del Islam. Su auge en Francia se produjo a partir de 1990, sobre todo debido al proselitismo de los estudiantes ya graduados provenientes de Arabia Saudita donde habían seguido una formación estricta en ciencias religiosas. 

En Francia, el salafismo está asociado a una visión del Islam que resulta un poco chocante para Francia: utilización de un velo o de un hábito específico, barba obligatoria en el caso de los hombres y prácticas muy severas.

Sin embargo, decir que el salafismo es igual al terrorismo resulta exagerado porque la mayoría de salafistas  no se consideran ni se reconocen dentro del yihadismo. De hecho, la mayoría de salmistas se reconocen dentro del lado no violento y que rechaza todo compromiso político, fuente de división y se concentran más bien en su vida religiosa.

Takfiristas, una corriente dentro de otra corriente

su conversión comenzó a partir de  uno de sus ingresos a la prisión. 


También existe una rama revolucionaria dentro del salafismo: el takfirismo que preconiza la instauración por la fuerza, de un Estado gobernado por las reglas del Islam radical.

Sin embargo, si se observa los perfiles de los terroristas yihadistas, uno puede ver que ellos no corresponden al perfil de "salafistas", barbudos, estudiosos del Islam por años. Por el contrario, se trata de jóvenes delincuentes, que se radicalizaron a partir de un encuentro en la cárcel pero que no tienen nada parecido a un ferviente pasado religioso.

Así es, dentro de los árabes del mundo, existen algunos que son musulmanes y dentro de aquellos que son musulmanes, algunos otros son salafistas y takfiristas. Por supuesto, existen muchas más ramas aunque estas dos se han vuelto populares a la luz de los recientes acontecimientos.



Escrito por

Dánae Rivadeneyra

Periodista clásica. Leo, investigo, escribo y, como no puede ser de otra manera, me involucro. Ahora en París, ayer en Lima.


Publicado en