Yo me quedo en casa

una niña trabaja en un campo de palma aceitera. foto: firstpeoples.org

Las multinacionales que más contribuyen a los abusos laborales en el mundo

Un informe de Amnistía Internacional revela que estas 9 empresas adquieren un producto que proviene directamente de los abusos laborales.

Publicado: 2017-01-26

Recientemente Amnistía Internacional elaboró un informe en el que demuestra que las empresas multinacionales que fabrican productos de alimentación y del hogar, se encuentran entre las que más contribuyen a los abusos laborales en el mundo

El principal factor se debe a que estas empresas comercializan productos que dependen del uso del aceite de palma, un producto que está relacionada con los peores abusos laborales en el mundo, sobre todo en el continente asiático.

En el informe que se llama El gran escándalo del aceite de palma: Los abusos laborales detrás de las grandes marcas, investigó a la empresa productora de aceite de palma más grande del mundo, Wilmar, y comprobó que de ella se benefician nueve transnacionales que venden productos domésticos: Colgate-Palmolive, Elevance, Nestlé, AFAMSA, Procter & Gamble, ADM, Kellogg’s, Unilever y Reckitt Benckiser.

¿En qué productos se encuentra el aceite de palma?

algunos productos que usan comúnmente palma aceitera. foto: activist-news.com

Aunque el término aún no se ha masificado tanto, el aceite de palma es utilizado en la mayoría de productos de consumo humano. Es por eso que su valor es altamente rentable y su uso se ha ido expandiendo en los últimos años.

“El aceite de palma y los ingredientes derivados de la palma se encuentran en aproximadamente el 50% de los productos de consumo corrientes. Además de su uso como aceite de cocina, el aceite de palma se encuentra en muchos productos alimenticios, como pan envasado, cereales para el desayuno, margarina, chocolate, helados, galletas y aperitivos. También se usa en detergentes domésticos, champús, cremas, jabón o lápices labiales, y en biocombustibles para automóviles y centrales eléctricas”, menciona el informe de Amnistía Internacional.

Además de promover los abusos laborales en algunos países de Asia, como el caso concreto de Indonesia, otra consecuencia directa del uso del aceite de palma es la expansión masiva de árboles de palma, lo que ha promovido la destrucción de bosques milenarios y biodiversos para transformarlos en plantaciones de palma. En el Perú también sucedió el mismo problema en la selva amazónica.

¿Cómo se llevan a cabo los abusos laborales?

es común ver a menores de edad trabajar en las plantaciones de palma aceitera. foto: mongabay.com

Una de las primeras conclusiones a las que llegó Amnistía Internacional luego de examinar a la empresa Wilmar y a sus proveedores, fue que ellos eran causantes directos del “trabajo forzoso, trabajo infantil, discriminación por motivos de género y de prácticas laborales que ponen en peligro la salud de la persona”.

Además, se documentó que pese a que la ley de Indonesia prohíbe el trabajo de menores de edad, Wilmar y sus proveedores toleran la participación de niños en los trabajos considerados como “peligrosos”.

Algunos habían comenzado a trabajar a los 8 años, y todos tenían menos de 15 años. La mayoría ayudan a sus progenitores por la tarde, después de asistir a la escuela, y durante los fines de semana y los periodos vacacionales. Sin embargo, algunos han abandonado la escuela y trabajan durante todo el día o la mayor parte de la jornada”.

Con respecto al sueldo la situación no solo es extremamente precaria sino ilegal. Según la ley indonesia, el sueldo mínimo diario debe ser de 84 mil 116 rupias indonesias (unos 6 dólares). Sin embargo, la mayoría de trabajadores confesó que solo recibe el equivalente a 4 euros diarios.

El problema yace en que las empresas contratan a los trabajadores por jornadas o por breves periodos, lo que les impide tener sus derechos laborales y a la vez recibir el sueldo mínimo que la ley ampara. Según el informe, esta es una actividad común para Wilmar y sus proveedores.

Las empresas transnacionales saben todo esto y aprovechan la mano de obra barata

pese a la evidencia de abusos laborales, las empresas siguen contratando. foto: national post.

Amnistía Internacional hizo un seguimiento también a las principales empresas que se benefician de esta mano de obra barata que reducen considerablemente el precio del aceite de palma y comprobó que las multinacionales mencionadas actúan como cómplices al abastecerse de estos productos que nacen de los abusos laborales.

“Agrupación de Fabricantes de Aceites Marinos (AFAMSA), Colgate-Palmolive, Elevance Renewable Sciences, The Kellogg Company (Kellogg’s), Nestlé y Reckitt Benckiser se abastecen de aceite de palma de refinerías en las que el aceite de palma ha sido suministrado directamente o, como mínimo, mezclado con aceite de palma producido en plantaciones donde se cometen graves abusos contra los derechos laborales”.

Sobre Unilever y Procter & Gamble, el informe afirma que recibieron una confirmación de que estas empresas adquieren el aceite de palma de la empresa Wilmar. Sin embargo, ellas niegan que sus productos estén relacionados con los abusos laborales.

Como compradores del aceite de Wilmar, estas empresas tienen la responsabilidad de asegurarse de que su cadena de suministro está libre de abusos como el trabajo infantil y el trabajo forzoso. Se trata de una norma internacional aceptada”.

Finalmente, el informe recordó que desde el 2004 se creó un certificado de Palma de Aceite Sostenible (RSPO) que trabaja para evitar el impacto medioambiental y social negativo. Por lo que se pide que las empresas sigan un modelo más ejemplar que no contribuya a generar empleos precarios ni condiciones ilegales de trabajo.


Escrito por

Dánae Rivadeneyra

Periodista clásica. Leo, investigo, escribo y, como no puede ser de otra manera, me involucro. Ahora en París, ayer en Lima.


Publicado en