No indulta

Blanca Varela y Fernando de Szyszlo juntos. foto: tumblr.

París: crean una ruta literaria y artística en honor a Blanca Varela y Fernando de Szyszlo

Los artistas peruanos se unen a un grupo de personalidades hispanoamericanas que tiene una ruta en la capital de Francia.

Publicado: 2017-04-13

El prestigioso Instituto Cervantes ha creado una ruta literaria que traza los lugares emblemáticos que marcaron la vida parisina de la poeta Blanca Varela y del artista Fernando de Szyszlo, dos figuras importantes de la cultura peruana de las últimas décadas.

Entre las personalidades hispanoamericanas que tienen una ruta en París se encuentran Frida Kahlo, Gabriel García Márquez, Luis Buñuel, Julio Cortázar, Rubén Darío, entre otros. Los peruanos que ya tienen una ruta son: César Vallejo, Mario Vargas Llosa y Julio Ramón Ribeyro.

La ruta Szyszlo – Varela

la pareja de artistas en las calles de parís. foto: archivo blanca varela.

El primer punto de la ruta comienza en la estación de tren París-Austerlitz, uno de los principales puntos al que llegaban los extranjeros durante la década de los 40, en aquellos años Szyszlo y Varela llegaron como recién casados.

“Blanca y yo nos casamos el 19 de agosto de 1949 y ese mismo día nos embarcamos a París (...) En septiembre de 1949 un tren nos dejó en la estación de Austerlitz donde nos estaban esperando Jorge Eielson y Pepe Bresciani" recuerda Fernando de Szyszlo.

La ruta está conformada por diez puntos que se terminan en el Museo de Louvre, un espacio que era muy frecuentado por la pareja, sobre todo por Szyszlo, y que le sirvió como una escuela para aprender las técnicas de los pintores clásicos.

Otro de los espacios que se destacan es el famoso Café Flore, donde los intelectuales franceses de la época se reunieron habitualmente para discutir los problemas nacionales e internacionales de la época como el comunismo, la guerra fría, etc. Ahí también estuvieron los artistas peruanos.

“Se reunía en el Café Flore, junto a Julio Cortázar, el poeta nicaragüense Carlos Martínez Rivas, el crítico de arte Josep Palau i Fabre y Octavio Paz, entre otros. Allí conocieron a Jean Paul Sartre y a Simone de Beauvoir con quien Blanca jugaba al monopoly si la tarde se volvía aburrida”.

Fuera de la ruta oficial también existen cinco puntos que complementan la vida de Varela y Szyszlo en París: la tumba de César Vallejo en el Cementerio de Montparnasse, donde iban con frecuencia. La residencia de George¬tte Vallejo, la residencia de Octavio Paz, la antigua Casa de André Breton y la residencia temporal en rue Madame, donde Szyszlo vivió con su segunda esposa, Lila.

Una de las anécdotas más importantes de esta ruta complementaria se dio justamente en la casa de Georgette Vallejo, cuando la pareja decidió visitarla para llevarlo un obsequio. La respuesta de Georgette fue inesperada para ellos y también les ofreció un regalo.

“Cuando llegué, Georgette me extendió un sobre blanco: Esto es para usted. Cuando llegué a la casa y abrí el sobre, había otro papel doblado en su interior. Al desplegarlo, encontré un mechón de pelo. Era de Vallejo. Pelo indio, negro, grueso. Al lado, Georgette escribe: "Para Godi y Blanca, en secreto", recuerda el pintor que estuvo hace unos días en París para participar del lanzamiento de la ruta.

En una entrevista para la Ruta Cervantes, Szyszlo recuerda con emoción su llegada a París, un lugar “para quedarse aquí siempre”. Fueron años de mucha pobreza en los que la pareja compartía los pocos dólares que les llegaban desde Perú.

“Éramos muy pobres, teníamos muy poco dinero. Yo tenía un pequeño estudio en Lima que lo alquilaba por 90 dólares y era todo lo que tenía. O sea que con 90 dólares vivíamos Blanca y yo. Y además protegíamos a Eielson que siempre estaba sin un centavo. De esos 90 dólares gastábamos 30 en cigarrillos porque ambos fumábamos como murciélagos”.

Escrito por

Dánae Rivadeneyra

Periodista clásica. Leo, investigo, escribo y, como no puede ser de otra manera, me involucro. Ahora en París, ayer en Lima.


Publicado en