analiza el primer año de PPK

a la izquierda el sacerdote salesiano, josé antúnez de mayolo, denunciado por agresión sexual. foto: @omarzev.

Nueva denuncia de pedofilia contra sacerdote peruano José Antúnez de Mayolo, exmiembro de la CVR

Pese a la denuncia de una de las víctimas, la congregación salesiana ha decidido archivar el caso contra el sacerdote.

Publicado: 2017-05-09

El último domingo el programa Punto Final presentó una denuncia contra un conocido sacerdote de la congregación salesiana, José Antúnez de Mayolo Larragán, por el delito de agresión sexual contra menores de edad. 

Antúnez de Mayolo es un personaje público que participó como miembro de la Comisión de la Verdad y Reconciliación (CVR), fue administrador de la Arquidiócesis de Ayacucho y recibió en dos oportunidades las Palmas Magisteriales.

Sin embargo, las dos denuncias públicas que mostró el reportaje señalan que el sacerdote salesiano habría tocado indebidamente a los dos menores de edad y que en el caso de Américo Legue, el primer de los denunciantes, Antúnez de Mayolo lo habría obligado a tener relaciones sexuales.

“Me sacó la ropa y comenzó a bañarme, pero igual me tocaba para poder bañarme. Pero ya después esto va cambiando porque ya él -en algún momento- empieza a tocarme sin bañarme y hace que yo también lo toque a él. Y al final de todo esto, que va de menos a más, ya no es solo bañarme… es que él me obliga a tener relaciones sexuales”, confesó la víctima en el reportaje.

Este testimonio dado por Américo Legue, quien señala que esto ocurrió en el colegio salesiano de Magdalena del Mar, fue formalmente denunciado en el 2015 ante la congregación salesiana. Sin embargo, luego de dos años de espera la respuesta de la institución fue archivar el caso.

El segundo testimonio ocurrió en la ciudad de Arequipa, en otro colegio de la congregación salesiana, donde otra víctima denunció que Antúnez de Mayolo también le había tocado sus partes íntimas.

El denunciante que solo se identificó como el nombre de Luis contó en el reportaje que ya existían acusaciones contra el sacerdote salesiano en los años 80, aunque nunca obtuvieron justicia por parte de las autoridades de la congregación.

Cuando el periodista Christopher Acosta buscó hablar con el sacerdote José Antúnez de Mayolo no pudo conversar con él porque se encontraba en “una casa de retiro”. Además, las autoridades salesianas tampoco aceptaron responder directamente la denuncia de agresión sexual y enviaron un documento.

“Se tomaron las declaraciones del denunciante, del presunto agresor, incluidas otras diligencias que comprendieron en su conjunto el expediente de investigación enviado finalmente a la Congregación para la Doctrina de la Fe, que es el supremo tribunal apostólico encargado de juzgar los delitos de dicha gravedad. Este organismo, después de analizar atentamente lo investigado, decidió archivar el caso, por carecer de pruebas suficientes”.

En el documento público también se afirma que se desconocían los “nuevos testimonios” que señalan a Antúnez de Mayolo como un agresor sexual y que están de acuerdo en “contribuir en todo momento con la justicia cuando ésta lo requiera”.

Sin embargo, sin la intervención de la Fiscalía y el Ministerio de Justicia este podría ser otro caso de impunidad en el que las víctimas son silenciadas u olvidadas rápidamente sin obtener justicia.


Escrito por

Dánae Rivadeneyra

Periodista clásica. Leo, investigo, escribo y, como no puede ser de otra manera, me involucro. Ahora en París, ayer en Lima.


Publicado en