dialoga en Lima y en Loreto

estas son los dos selfies que han ocasionado juiicios internacionales de derecho de autor. foto: la tercera.com

El mono del selfie acaba de dejar en bancarrota al fotógrafo que pedía los derechos de autor

Luego de más de 6 años de juicios en los que el fotógrafo inglés no pudo obtener los derechos de las fotografías, se ha declarado en quiebra.

Publicado: 2017-07-20

Probablemente la mayoría de internautas haya visto ya esta imagen de un mono macaco negro tomándose un selfie en el 2011. La foto se hizo ampliamente conocida por la sonrisa del mono y por qué despertó una enorme interrogante: ¿quién era el dueño de esa fotografía? 

En un primer momento, cuando la imagen no era todavía popular, el dueño de la cámara, el fotógrafo inglés David Slater, aseguró que los derechos de propiedad le pertenecían a él porque había sido él quien dejó la cámara a propósito para conseguir el selfie.

Sin embargo, la imagen fue reproducida en varias páginas de internet, incluida Wikipedia, y todas ellas aseguraban que la propiedad le pertenecía al animal porque había sido él quien tomó la fotografía y no Slater.

Años de juicios y la caída en desgracia del fotógrafo

david slater rodeado de monos macacos. foto: bbc.com

Lo que vino después fue una dura pelea legal en los tribunales de Estados Unidos para determinar quién era el dueño de dicha foto. En ese momento, David Slater tuvo que dejar su carrera como fotógrafo para concentrarse en recuperar los derechos de la foto.

"En el primer año gané 2.000 libras con la foto, pero desde que está en Wikipedia nadie quiere comprarla. He perdido 10.000 libras desde entonces y me está matándome económicamente", dijo en una entrevista.

Pero lo peor para él fue que la Oficina de Derechos de Autor de Estados Unidos, lugar donde Wikipedia también tiene su sede, dio una sentencia en su contra porque determinó que “una obra creada por un no humano no puede estar sujeta a los derechos de autor”.

Slater no se contentó con esta sentencia y volvió a los tribunales para pedir que se le reconozca como el autor de dicha foto. Sin embargo, el problema iba a empeorar para él porque una conocida organización internacional apareció para defender los “derechos” del mono: PETA.

Si la Oficina de Derechos de Autor le había negado los derechos a Slater, PETA quería que la misma oficina le reconozca esos derechos al animal, al que ellos bautizaron como Naruto. El fotógrafo quedó devastado porque la decisión de PETA lo perjudicaba también.

Pero, ¿por qué PETA se obsesionó con este caso? Los especialistas consideran que lo en verdad busca PETA es que por primera vez se reconozca que un animal puede tener derechos de propiedad, lo que crearía un precedente y permitiría que en el futuro se tenga una visión distinta de los animales.

la serie de fotos del mono ahora se hizo más conocida, pero no se sabe aún quién es el autor.

Ante tantos juicios y ante la imposibilidad de volver a viajar a Estados Unidos para pedir que revisen su caso, Slater se declaró en bancarrota. Además, si un Tribunal le da la razón a PETA y acepta que el mono puede tener derechos de autor. Entonces, Slater deberá pagarle al mono el poco ingreso que recibió durante el primer año por dicha foto.

"Esta imagen me ha sido robada. Se está utilizando en todo el mundo, pero nadie quiere pagarme por ello. Ahora [Peta] quieren llevarse el poco dinero que tengo y el poco orgullo que me queda", aseguró en The Times.

Debido a la ola mediática en la que Slater también se vio envuelto, los trabajos como fotógrafo se le han acabado y asegura que lo más probable es que deja la fotografía. Del otro lado del mundo, en Indonesia, el mono Naruto vive alejado de todo esta tormenta judicial y de las consecuencias que han causado su famoso selfie.


Escrito por

Dánae Rivadeneyra

Periodista clásica. Leo, investigo, escribo y, como no puede ser de otra manera, me involucro. Ahora en París, ayer en Lima.


Publicado en