¡Allá vamos!

Diferencia salarial entre hombres y mujeres es tendencia en  AMérica latina. imagen: el comercio

WEF: Perú es uno de los países con mayor discriminación salarial entre hombres y mujeres en el mundo

El mundo retrocede y, de acuerdo al Foro Económico Mundial, la ansiada igualdad entre hombres y mujeres aún está a un siglo de distancia. En Perú la diferencia salarial entre ambos géneros nos ubica en el puesto 128 de 144, entre los países con mayor desigualdad en el mundo. 

Publicado: 2017-11-06

El año pasado, los resultados del Índice Global de la Brecha de Género del Foro Económico Mundial (WEF por sus siglas en inglés) nos decían que estábamos a 83 años de eliminar las diferencias entre hombres y mujeres y llegar al escenario ideal en el que el género no sea más un impedimento a la hora de acceder a la educación, salud, empleo, remuneraciones justas, etc. Sin embargo, este año, la situación lejos de haber mejorado nos muestra que la brecha ha aumentado y que ya no estamos a 83 sino a 100 años de un mundo sin diferencias por causas de género.

¿Qué es la brecha de género?

La brecha de género es la diferencia entre mujeres y hombres que se refleja en los logros sociales, políticos, intelectuales, culturales o económicos. El Índice Global de Brecha de Género tiene como objetivo medir esta diferencia en cuatro áreas clave: salud, educación, economía y política. En total son 144 los países incluidos en el Foro.

La brecha en economía, por ejemplo, es la diferencia entre hombres y mujeres en lo que respecta a los salarios, el número de líderes y la participación en el lugar de trabajo. Los resultado de este año muestran un retroceso significativo pues si solo nos enfocamos en lo que sucede en el sector privado, las perspectivas son incluso peores: el foro calcula que la igualdad entre trabajadoras y trabajadores no llegará hasta dentro de 217 años -es decir en 2234-, cuando el año pasado estaba previsto aún que llegaría en 2186.

La discriminación salarial es tendencia en América Latina

la presencia de mujeres a cargo de gabinetes ministeriales ha sido el mejor indicador de perú. foto: PCM 

Si bien la situación del Perú ha mejorado sutilmente respecto del año pasado: hemos avanzado doce posiciones y ahora nos encontramos en el puesto número 48 de 144 países. El hecho de que cada vez más mujeres sean incorporadas en los gabinetes ministeriales ha jugado un rol importante en el campo de la representatividad. 

Nuestros indicadores

Sin embargo, existen otros indicadores que muestran cierta inconsistencia entre las formas y los problemas de fondo de nuestra sociedad. Por más que tengamos un gabinete diverso, en nuestro país, los hombres y las mujeres aún no tenemos las mismas oportunidades laborales ni salariales. Así lo demuestran los resultados del Foro, donde Perú se encuentra en el puesto 128 sobre 144 países, en lo que respecta a brecha salarial.  Es decir, una mujer con las mismas capacidades y cualidades que un hombre recibe es menos pagada solo por el hecho de ser mujer.

Lastimosamente, esta situación no es exclusiva de nuestro país sino de América Latina, el continente que ostenta los últimos lugares en cuanto a discriminación salarial. Por ejemplo, Colombia se encuentra en el puesto 113, México en el 125 y Chile en el 127. En términos salariales, en nuestro continente, las mujeres reciben cerca de 40% menos que los hombres. Un caso especial es el de Nicaragua que a pesar de encontrarse entre los 10 primeros países con menor brecha de género, en cuanto a tema de salarios pasa al puesto 111.

Ahora bien, es cierto, si miramos la imagen en conjunto podemos decir que en términos de educación y salud y que ha habido una ligera mejoría  de representación y del surgimiento de líderes mujeres jóvenes lo que a su vez estimula a otras mujeres jóvenes a involucrarse y convertirse en nuevos referentes, sin embargo esto no es ni por asomo una victoria. Mientras los problemas de fondo no sean resueltos, mientras en la vida diaria hombres y mujeres no seamos reconocidos y tratados de la misma manera, los gabinetes inclusivos no serán sino una postal que esconde una realidad dura y donde aún queda mucho mucho por hacer. 





Escrito por

Dánae Rivadeneyra

Periodista clásica. Leo, investigo, escribo y, como no puede ser de otra manera, me involucro. Ahora en París, ayer en Lima.


Publicado en